Creador del tema: Klass
[VOTACIONES] Actividad Final Alternativo Writers Club
Respuestas: 4 Visitas: 799
#1
Klass
that's all folks~
Writers Club
  • 1,989
  • 95
  • 85






[VOTACIONES] Actividad Final Alternativo Writers Club
 x 0 
[Imagen: loop-end-gif-giphy-com.gif]


¿En que consiste? 

Los Participantes de la actividad tendrán que crear un final para una historia 
que previamente les he enviado.


Votacion:
  • Pueden votar todos los usuarios de FA menos los participantes
  • Modo de votación +3 +2 +1


Premios:
  • Primer lugar : 1500 Zenys + Medalla.
  • Segundo lugar : 1000 Zenys.
  • Tercer lugar : 600 Zenys.

Finales alternativos : 
</div>
<div style="margin-top: 4px; background: red; color: black; padding: 10px; font: 25px tinos; text-align: center;">Cuento a Terminar - El Búho by : Klass</div>
<div style="margin: 2px; background: #D8D8D8; padding: 10px; border-radius: 15px; height: 200px; overflow: auto; font: 20px tinos; text-align: justify;">
El Búho

El cielo en su infinidad oscura se alzaba como el techo de la maltrecha ciudad de Detroit, con una luna llena gigante y unas pocas estrellas que lo hacían ver plano y solitario.

Los edificios viejos y abandonados dentro la llamada ciudad del crimen daban una imagen triste y solitaria, sus ventanas rotas, algunas tapiadas con madera, los portones destruidos y los yonkis en cada esquina, autos en llamas bajo los puentes, gritos de auxilio sin respuesta, una ciudad con una banda sonora propia compuesta por los gritos y las balas, con finales explosivos en su melodía cotidiana.

Aquí es donde vive Nicholas, un ciudadano holandés perdido, su familia murió a manos del monstruo de Detroit, y es que entrar al infierno es fácil, mantenerse es difícil y salir, salir suele ser imposible. 

Nació bajo el apellido de su familia Van Der Vaart, Nicholas Van Der Vaart, nacido en una familia de recursos limitados que vio una oportunidad y encontró la muerte. 

Detroit devoró con sus fauces de concreto su familia y se llevo su nombre, en las callas Nicholas solo es Nick, algunos lo llaman búho, su rostro se ha desecho entre la tristeza y desesperanza y sus ojos grandes y saltones, azules como el mar sobre salen de un rostro demacrado, con un cabello largo ondulado que cae sobre sus hombros y una barba larga y desaliñada rojiza como el cobre. Que deja asomar sus primeras canas, aunque apenas roza los 28 años de vida, ha aprendido a caminar entre las sobras, y adueñarse rápidamente de lo que previamente a robado algún ladrón, subsiste bajo los puentes y al calor de los viejos autos que arden en las calles.

Pero la vida del Búho tiene un segundo camino, cuando cae la noche, abre un pequeño maletín que guarda entre los restos de un Ford Mustang 78’ rojo destrozado, saca de ahí un traje implacable de paño italiano, color negro con finas líneas grises, una camisa blanca impecable que acompaña de una corbata rojo oscuro de seda, unos zapatos negros de 3 ojales y tras acicalarse un poco el cabello y su frondosa barba toma dos pistolas berreta px4 que esconde en la parte de atrás de su cinturón. 

Camina en la oscuridad de la noche hasta un bar de mala muerte, juegos de azar y desnudistas, con un horrible letrero de neón que prende y apaga a su antojo sus luces de colores naranja, rojo y azul, dos guardias con apariencia de motociclistas gigantes a cada lado de la puerta le miran y sonríen, cruzan miradas con el Búho y este sigue sin problemas hasta el centro del bar; detiene su mirada unos segundos en una mujer de cabello rubio que se contonea al ritmo de una rustica música electrónica mientras se despoja lentamente de su ropa; baja la mirada con tristeza y camina con tranquilidad hasta encontrar una mesa vacía en una esquina.

Toma asiento y pide un vaso de agua, da dos sorbos mientras una mano le deja un sobre en la mesa, dentro las fotografías de dos chicas de unos veintitantos y un sujeto de apariencia ruso, rubio, con el rostro lleno de cicatrices y una sonrisa torcida y macabra que se inclinaba hacia la izquierda al igual que su aguileña nariz. 

El búho toma las fotos, las guarda en su abrigo, y luego recibe un segundo sobre, lo revisa y cuenta el dinero, lo guarda en otro bolsillo de su abrigo y se levanta, camina con sigilo por el bar, mira re de reojo a la rubia que continúa su baile con la música rustica, se acerca y sin mirarla le entrega un billete de 100 dólares y sigue su camino a las afueras de aquel antro. 

El búho se pasea por las calles de Detroit, sus cabellos cobrizos brillaban de forma dispar al ritmo de sus pasos con la luz de los faroles titilantes, los disparos que amenizaban como música su andar, mientras tararea una vieja canción holandesa que le cantaban de niño.

Altijd is Kortjakje ziek,
Midden in de week, maar zondag niet.
Zondag gaat zij naar de kerk, 
met een boek vol zilverwerk,
 
Se detuvo frente a la puerta de una casa convertida en un bunker, tapada hasta las ventanas con laminas de aluminio, y madera, la dirección del sobre era esa exactamente, dentro sabría, se encontraba una sociedad de tratas de blancas liderada por aquel ruso de sonrisa torcida, un respiro mientras decidía si este era o no, el momento de entrar en aquel recinto de perdición, adentro posiblemente lo esperaban mas rusos armados, y su objetivo era solo uno, aunque considerara como bonus a los otros mal habidos….
 
Klass ®



</div>
<div style="margin-top: 4px; background: red; color: black; padding: 10px; font: 25px tinos; text-align: center;">Final alternativo numero 1</div>
<div style="margin: 2px; background: #D8D8D8; padding: 10px; border-radius: 15px; height: 200px; overflow: auto; font: 20px tinos; text-align: justify;">
Guarda las pistolas en la parte trasera del pantalón, fácil a ocultar por la chaqueta y de fácil acceso para sus hábiles manos. Acercándose a la puerta del antro no puede evitar recuerdos confusos de su pasado, un incendio, imágenes de Zaanse Schans y bicicletas. Sigue tarareando esa vieja canción.

Dos tiros y la puerta de hierro se destroza abriendo camino a un pasaje oscuro, silencioso. ¿Dónde están los rusos? Todo queda en silencio, esa vieja casa no era tan grande para poderse ocultar, sabía que le esperaban. Su mirada despreocupada y melancólica se instaura en cada esquina de la habitación. Prendas femeninas botadas en el suelo, terciopelo cubriendo las paredes y aparentes artefactos de torturas.
Se mueve rápido por otros pasillos precedido por su arma. Escucha aquella risa que le da nauseas, inevitablemente se congela en el pasado, pero la exposición de la pólvora que sale por la boquilla de del subfusil Thompson lo regresa a la realidad. Cuenta, son mas de 10 balas que han atravesado la pared. Continua la risa. Los disparos no son para él, son contra una Diana colgada en la pared. El hombre reía viendo el terror en la cara de aquellas dos chicas encadenadas, no es el ruso que le contrato, pero si tenía el mismo porte retorcido y nariz aguileña, carecía de cicatrices, pero mantenía el aire macabro y torcido. Una chica o ve de reojo y suplica con la mirada auxilio.
“no está el maldito que tumbo la puerta” gritaron los subordinados del ruso sin cicatriz. Parecido no preocuparle, sale de la habitación jacto de placer corporal, visual y sensitivo.
El búho aprovecha la oportunidad de escabullirse frente a sus narices, la oscuridad le ayudaba. Sabia que eran las chicas que buscaban. Unos cadáveres en vida tenían mayor luz que ellas, su vitalidad se les había robado desde su secuestro. Les suelta los grilletes y tapa sus bocas, pidiéndoles silencio. La primera se levanta dispuesta a seguirlo, la otra reprimida en su ser se deja caer al suelo, sus músculos se atrofiaron con el tiempo; la sube a su espalda en búsqueda de una salida. Aquel bunker improvisado era solo una fachada para policías curiosos. Pasaron una y otra habitación vacía, hasta que una sombra maliciosa les encuentra y tira de la chica que el búho llevaba en la espalda. Le da un tiro de gracia con una berretas px4. La chica que esta de pie deja caer lagrimas abundantes de tristeza. Pero ella será la única víctima. Un golpe en la mandíbula solo le gira un poco la cabeza del ruso, ríe, igual cuando asesino a los padres del búho. Su bonificación es acabar con él. Llevaba años siguiéndole hasta que tuvo la oportunidad que le dio el de las cicatrices. Esos rusos eran hermanos y uno le había robado las blancas al otro. Las quería devuelta. El trabajo no quedaría completo, salvar a la chica, librearla de las fauces de aquellos proxenetas y obtener vendetta.


</div>
<div style="margin-top: 4px; background: red; color: black; padding: 10px; font: 25px tinos; text-align: center;">Final Alternativo numero 2</div>
<div style="margin: 2px; background: #D8D8D8; padding: 10px; border-radius: 15px; height: 200px; overflow: auto; font: 20px tinos; text-align: justify;">
Vislumbró unos focos aproximándose y, rápidamente, Nick se escondió tras la oscuridad de unos contenedores. El coche se detuvo a pocos metros de la casa, posándose de él un hombre alto de cabello rubio platino y ojos de hielo que, por un momento, se giraron en su dirección, tensando todos los músculos del pelirrojo y provocando que rozara una de las pistolas en una falsa alarma. El ruso se situó en la parte trasera y sacó a rastras a la persona que lo acompañaba. Se trataba de una mujer joven de rasgos asiáticos, de cabello negro azabache y piel blanca, con un vestido de color púrpura que se ajustaba perfectamente a su cuerpo, realzando sus delicados atributos. Se trataba de una de las muchas mujeres que intentaban sobrevivir al infierno de Detroit vendiendo lo más valioso que les quedaba, su cuerpo. Sin duda era de las más hermosas, pero a Nick lo que le acongojaba de ella era su expresión, fría, inexistente, sin vida. Ahogó un suspiro, tratando de evitar pensamientos innecesarios, no había tiempo que perder.
 
Fundiéndose entre las sombras con el sigilo propio de un búho, logró posicionarse en el punto ciego de visión del ruso que, arrastrando a la chica, se disponía a entrar en la casa. Cargó con cuidado una de sus pistolas. Su idea era aprovechar ese momento para adentrarse y realizar su trabajo de forma limpia y discreta, pero en esa ocasión algo cambio sus planes.
 
Antes de que Nick pudiera reaccionar, la chica se abalanzó hacia el rubio, apuñalándolo por la espalda con el puñal que tenía escondido bajo el vestido. El hombre emitió un gruñido y, de un manotazo, lanzó a la mujer violentamente al suelo, cayendo a los pies de Nick. Maldijo su suerte, a esas alturas ya no le quedaba de otra que intervenir. Ambos hombres, en un rápido reflejo, mostraron sus pistolas, pero el ruso solo apuntó a la joven, observándola con sus ojos azules inyectados en cólera. Y dispararon. La asiática, observando el cuerpo inerte del ruso con satisfacción mientras manchas rojas comenzaban a teñir su vestido, se arrastró hasta alcanzar la pistola que el rubio había tirado varios metros de ella y lo remató. Una. Dos. Tres… Y habría continuado de no ser porque Nick la ocultó de lo que estaba por venir. El inconfundible sonido del gatillo no pasó desapercibido y, en un momento, el pelirrojo se vio rodeado.
 
Lo que sucedió después fue una orquesta dirigida por balas, gritos y explosiones que dejaba a su paso un inconfundible olor a sangre y pólvora. Duró varios segundos que parecieron eternos, hasta que se hizo el silencio.
 
El Búho, sin prestar atención a su alrededor, entró en la casa asesinando sin piedad a los pocos rusos que quedaban, hasta llegar donde el cabecilla, que le sostuvo la mirada con burla. Sin articular palabra, se enfrentaron. Con prodigiosa maestría, Nick esquivó cada una de las balas que le propinaba, hasta que, de un tiro en la mano el ruso fue desarmado, viéndose acorralado y con el cañón de la pistola en su sien. En esa situación, empezó a reírse de forma descarada mientras articuló unas últimas palabras que fueron camufladas por el imponente sonido del gatillo, callándolo para siempre.
 
Nick salió de la casa con las primeras luces del amanecer, iluminando la pila de cuerpos inertes. Dirigió la mirada hacia donde había ocultado a la asiática, pudiendo vislumbrar un notorio rastro de sangre. Su expresión mostró un leve deje de tristeza para, posteriormente, abandonar el lugar, volviendo así nuevamente a las calles de Detroit.




</div>
<div style="margin-top: 4px; background: red; color: black; padding: 10px; font: 25px tinos; text-align: center;">Final Alternativo numero 3</div>
<div style="margin: 2px; background: #D8D8D8; padding: 10px; border-radius: 15px; height: 200px; overflow: auto; font: 20px tinos; text-align: justify;">

¡Alles naar de klote!

Se dijo para sí mismo en el momento que abrió la puerta de una patada mientras sacaba las dos pistolas Beretta.

Estaba en un salón recibidor enorme con una gran escalinata que llevaba al segundo piso. Rápidamente fue a cubrirse detrás de una de las cuatro columnas de piedra que había en la entrada.

En unos segundos la sala se llenó de enemigos, unos diez según pudo deducir por el ruido de las ametralladoras. Cuando escuchó varias de ellas recargándose aprovechó para saltar en horizontal hacía la columna de al lado mientras disparaba sus beretta, una en cada mano. Fueron cuatro disparos que alcanzaron sin dificultad a sus objetivos, a juzgar por los gritos de dolor que le llegaban desde la parte opuesta.

-¡Cyka Blyat! ¡No dejéis que se acerque! – Dijo una voz con marcado acento del este.

Sin duda era el tipo de la foto. Durante los tres segundos que estuvo en el aire entre las dos columnas logró confirmar la ubicación de todos los tiradores e identificar el rostro con cicatrices del objetivo principal de la misión, que se encontraba arriba en el segundo piso detrás de una estatua de mármol ennegrecida.

Más disparos. Esta vez no podría saltar de nuevo hacía otra columna ya que una bala le alcanzó en el muslo derecho. Con la corbata se aplicó un torniquete en la pierna, cogió un trozo grande de piedra desprendido de la columna y la lanzó con fuerza por el lado derecho de la misma, desviando la atención de las ametralladoras.

-¡Cuidado, por el otro lado!

Pero ya era tarde. La figura del Búho estaba en el medio de la sala arrastrándose hacia el pequeño mostrador de bienvenida. Cinco disparos, cinco bajas más, pero esta vez le alcanzaron en el brazo derecho, inutilizándolo por completo.

Sonrió mientras se arrancaba un trozo de su ahora rojiza camisa para cubrir la herida y dejaba una de las armas en el suelo. Ya solo queda uno.

- ¡Sal de ahí inmediatamente o le disparo! - Dijo el jefe. Un grito ahogado seguido de fuertes sollozos inundó la sala. Había tomado una chica como rehén.

El Búho salió de su escondite dejando tras de si un charco de sangre.

- ¡Tira el arma bien lejos! ¡Nada de jueguecitos Búho o me la cargo!

Obedeció. Dos tiros más le alcanzaron en el estomago y hombro…

-¡Jajaj! ¿Qué harás ahora? Ríndete o…

- ¡Ahora! Sálvalas a todas por favor – Grita la chica mientras le propina un golpe seco en el estomago a su captor.

-¡Maldita estúpida! – Dice el ruso mientras intenta alcanzar con la mirada a su agresora. Pero de golpe un escalofrío le recorre el cuerpo. Había desviado la mirada del Búho. Un error fatal. Su ultimo error.

-Vaarwel - dijo en holandés.

Fue lo último que escuchó el mafioso antes de que un disparo le reventase media cara.  - 

El Búho se desplomó, mortalmente herido…

-¡Aguanta por favor! – gritó la chica.

Apoyándose en ella consiguió llegar a la puerta del segundo piso. La última imagen que presenció fue la de unas 200 chicas temblando de miedo dentro del cuarto.

-Sois libres… Valió la pena… – Y una lágrima cayó al piso.




</div>
<div style="margin-top: 4px; background: red; color: black; padding: 10px; font: 25px tinos; text-align: center;">Final Alternativo numero 4</div>
<div style="margin: 2px; background: #D8D8D8; padding: 10px; border-radius: 15px; height: 200px; overflow: auto; font: 20px tinos; text-align: justify;">

Mal habidos o no, no tenía otra cosa mejor que hacer y el trabajo es el trabajo.  Siempre podia cambiar cual camaleon si la situacion se descontrolaba y algun que otro truco que solo un holandes puede conocer.

No hubo muchos problemas en entrar en el supuesto bunker que no era si no otro burdel con bar de mala muerte de Detroit, algo que a Buho le iba como anillo al dedo. 
Fijo su objetivo, discretamente, mientras un grupo de rusos armaba cierto alboroto y medio borrachos se jugaban sus ultimas perras en un poker que cada vez se volvia mas peligroso para los que estaban a su alrededor. 
Tanto que Buho tuvo que dejar su misión y ponerse en guardia para lo peor. 

-Nunca se sabe con estos rusos, y estos llevan demasiado vodka en sus arterias- pensó rapidamente a la vez que su agil cuerpo se giró ágil y sútil. 
Pago su copa, y con un movimiento de cabeza se despidio del barman.

Solo faltaban unos cm para llegar a la salida cuando uno de los rusos se levantó, tambaleante, con una makarov antigua. Y apunto a nuestro escurridizo personaje, solo se podia una retaila de insultos muy ofensivos hacia la madre de Buho, las cuales omitire porque estamos entre caballeros y damas. 

Buho ya no existia su semblante cambio y Nick salio a escena con una rabia inusual. 

Fue tan rapido el movimiento que hizo que nadie se dio cuenta hasta que Nick disparo contra la frente del ruso. La sala enmudecio, solo se oia el gorgoteo de la sangre y como un fantasma de la noche Buho desapareció.

Nunca mas se supo de Nick y de Buho todo fue sepultado por la putrefacion y la propia personalidad de la ciudad. 

Pero Detroit perdió a uno de sus mejores personajes. Una lastima. Ojala vuelva a verlo para poder admirar sus dos caras.
Adios Detroit, un angel mas desaparece de vuestras calles.






</div>
<div style="margin-top: 4px; background: red; color: black; padding: 10px; font: 25px tinos; text-align: center;">Final Alternativo numero 5</div>
<div style="margin: 2px; background: #D8D8D8; padding: 10px; border-radius: 15px; height: 200px; overflow: auto; font: 20px tinos; text-align: justify;">

El búho cerró los ojos y deslizó su mano sobre el picaporte. Después de hacer una pequeña pausa, volvió a abrirlos y golpeó suavemente la madera robusta y añeja. Desde el interior una voz ronca le pidió que diera la seña, así que pasó el sobre con las fotografías por la rendija inferior. Tres segundos después, se oyó un pequeño “clic” desde el interior. No tardó en escucharse el rechinido del portal y un hombre de edad avanzada aproximó su rostro para inspeccionar a quien llamaba. Se retiró y el ojiazul tuvo el acceso al buker completamente disponible.
Caminó hacia donde se dirigía el anciano que le dio el acceso dentro de aquella especie de motel muy improvisado. Al llegar al final de la antigua casa se encontró con el ruso de la fotografía, se miraron durante un momento y quien rompió el silencio fue Nick, solicitando saber dónde se hallaba esa mujer de “vida alegre”.
Esbozando su característica sonrisa, el hombre se puso de pie, abandonando el escritorio donde atendía los asuntos financieros del prostíbulo. Nicholas se encontró nuevamente siguiendo los pasos de otra persona. Sí, ahora se sentía como Nicholas. Pues podría estar a tan sólo unos minutos de restaurar su vida, por lo que se sentía extrañamente el niño que recién había llegado a aquella condenada ciudad donde todo lo suyo se había perdido.
El sujeto que lo guiaba abrió una puerta, era la habitación de una de sus muchachas. El holandés abrió un poco más sus ojos ante el asombro de ver a la ocupante del dormitorio, quien se estaba peinando frente a un espejo desgastado, arreglada con un vestido rosado muy ceñido que dejaba ver por completo sus piernas. Sus cabellos oscuros cayeron hasta sus caderas mientras ella dejaba el peine sobre la mesilla. La mujer se volteó y sonrió con mayor malevolencia que el hombre de la fotografía.
 
Nicholas no dudó y en dos segundos estaba quitando del cinturón las dos pistolas. Cuatro disparos: dos en el abdomen, dos en el pecho. La prostituta cayó al suelo con los ojos abiertos como un búho, su cuerpo completamente despojado de vida estaba manchado con sangre que proseguía a escurrirse por el piso.
- Está hecho, hermano. Los Van Der Vaart fueron vengados. – dijo el ruso, alegremente.
- No del todo. – respondió Nicholas, mientras colocaba una de las pistolas sobre la cien de su acompañante. – Alguien ayudó a esta zorra con sus atrocidades, siempre supe quién fue. – Concluyó mirándolo a los ojos y cerrando el diálogo con un último disparo.
El búho salió del lugar por la puerta principal, mezclándose entre los trabajadores alterados por el sonido de las balas que se habían oído hace unos pocos minutos. En medio de la noche, caminando a la vez que tarareaba esa canción de los tiempos más felices que su presente, se sintió de nuevo en casa. La paz de una venganza bien servida le permitiría volar tranquilamente durante sus horas felices, para siempre y sin ningún tormento.










Fecha de votación : Febrero 11 a Febrero 21

Participantes :
♣ @Aween
♣ @Roboga
♣ @Nikoday
♣ @Kproject
♣ @Aqua


Mostrar Contenidomiembros del club:
Fly me to the moon
[Imagen: VkuwxsI.gif] 
~GCRK❤~

[Imagen: CggNty1.png]

~you and i we can conquer the world~


[Imagen: Stamp-para-Klass-y-Rouu.gif]






Mostrar ContenidoFederación Feminazi Neofascista Izquierdista Megamarxista Chayanne power ❤:
#2
Rouu
Stronger
Writers Club
  • 494
  • 33
  • 30






[VOTACIONES] Actividad Final Alternativo Writers Club
 x 0 
Hola! Vengo a dejar mis votos aprovechando que pude leer todo de corrido~

+3 final alternativo 5 me gustó que no convirtiera al personaje en un rescatador de damiselas, además me parece que la continuidad de la historia está bien lograda. 
+2 final alternativo 2 la redacción es bastante entretenida y bien hecha, muy al estilo película de acción donde el protagonista de alguna manera se las arregla para salir ileso. 
+1 final alternativo 3 Me gustan los finales fatídicos, es todo lo que debo decir. 

Muchas felicidades a todos, los escritos han sido muy entretenidos y salvo un par de errores ortográficos y gramaticales realmente creo que están muy bien. Qué gusto ver que han participado bastantes   Heart
[Imagen: CggNty1.png]
 ♥ In other words, I love you 

[Imagen: VkuwxsI.gif] [Imagen: Stamp-para-Klass-y-Rouu.gif]
♥ Wall of love ♥ GCRK ♥ Raphie ♥ Crew ♥ Clubs 
#3
Million
Hear peacefully, don´t speak.
Desterrado
  • 339
  • 33
2 Z






[VOTACIONES] Actividad Final Alternativo Writers Club
 x 0 
Sólo puedo votar por uno, en caso de que no se pueda, cancele mi voto.

+3 al escrito número tres, puesto que es el que más me ha agradado y el único que me ha parecido, se funde bien a con el escrito a continuar, incluidos errores en lo escrito semejantes a los errores del primero.

Anexo un compilado de errores regulares en ambos escritos, separados por un "°":

Mostrar ContenidoSpoiler:

Al final simplemente dejó de tener coherencia, pero se entendía un poco lo que quería darse a entender; faltó un poquito más de estructura, pero es aceptable para mí.

Y simplemente el "¡Cyka Blyat!" fue lo mejor, no pude dejar de escuchar el Tripaloski mientras pasaba la escena de acción.

La razón por la que no elijo alguno de los demás es porque se me hacen todos semejantes, y este en específico se ha enlazado en mi cabeza al escrito principal, mientras que los demás fueron muy forzados; el que comenzaba acomodándose las pistolas que antes estaban ya acomodadas me dejó especialmente incómodo, cómo cuando en un videojuego puede uno recargar la munición de una pistola que está completamente cargada.

Saludos.
#4
Draconis
Give me some coffee
Moderador de Zona
*****






[VOTACIONES] Actividad Final Alternativo Writers Club
 x 0 
+3 final alternativo 5: Me costó bastante elegir el primer lugar, me he decidido por este ya que la manera en la que llevó la narrativa me fue muy cómoda y entretenida de seguir. Sin olvidar la continuidad que resultó ideal

+2 final alternativo 3: Bastante energía, me gustó que fuera algo menos esperado y me movió un poco debo decir.
+1 final alternativo 2: Es muy descriptivo y eso me gusta en una lectura, ya que me deja ver bastante lo que es la mirada del escritor.

Genial chicos!


[Imagen: BW8m3un.gif]

#5
Klass
that's all folks~
Writers Club
  • 1,989
  • 95
  • 85






[VOTACIONES] Actividad Final Alternativo Writers Club
 x 0 
Dejaré las votaciones abiertas hasta la noche del lunes y daré resultados el martes, espero que se anime más gente a votar! 

Saludos!
Fly me to the moon
[Imagen: VkuwxsI.gif] 
~GCRK❤~

[Imagen: CggNty1.png]

~you and i we can conquer the world~


[Imagen: Stamp-para-Klass-y-Rouu.gif]






Mostrar ContenidoFederación Feminazi Neofascista Izquierdista Megamarxista Chayanne power ❤:

Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)


Salto de foro: